lunes, 7 de noviembre de 2011

PROYECTO GRAN SIMIO PARTICIPA Y FINANCIA UNA EXPEDICIÓN AL PLENO CORAZÓN DEL AMAZONAS


PARA VER IN SITU LA SITUACIÓN EN QUE SE ENCUENTRA SUS SELVAS, LA PROBLEMÁTICA EXISTENTE CON LAS POBLACIONES INDÍGENAS Y BÚSQUEDA DE UN MÍTICO ANIMAL QUE SE CREE DESAPARECIDO DESDE HACE CIENTOS DE AÑOS.

Proyecto Gran Simio ha lanzado una expedición al pleno corazón del Amazonas brasileño, encontrándose al frente de la misma, Luis Jorge Salinas, argentino, explorador y miembro de la citada organización.

Entre los objetivos para ser alcanzados, se encuentra ver in situ la deforestación a la que está siendo sometida la amazonia, la problemática existente entre los pueblos indígenas y en especial por los Karitianas y exponer sus realidades y la búsqueda del mapinguari, una especie de animal integrante de las diferentes culturas nativas pero sostenido como real, teniendo pruebas científicas de su existencia. Testimonios recientes y directos, dan pistas de que podría encontrarse un grupo de estos míticos animales localizado en el lugar donde en estos momentos la expedición se halla.

Según esta Organización, para esta expedición se ha contado con el permiso de la FUNAI, de la Consejería de Biodiversidad brasileña y de la invitación de un miembro de la tribu indígena ubicada en el Estado de Rondonia.

Grandes extensiones de selva están siendo arrasadas para monocultivos con destino al Biodiesel, así como el aumento de la agricultura, para pastos de ganadería. Las poblaciones locales de la amazonía que incluyen varios países de Latinoamérica luchan por su subsistencia, defendiendo su tierra que en definitiva es uno de los pulmones que la Tierra debe tener activos para combatir el creciente cambio climático.

Proyecto Gran Simio denuncia el abandono en que se encuentra la protección de la cuenca amazónica, donde los derechos de los indígenas y sus tierras están siendo pisoteadas, donde empresas internacionales y gobiernos disfrazados de verde, promueven y destruyen amplias zonas de selva virgen, donde son asesinados dirigentes campesinos, periodistas y lideres indígenas que levantan su voz en contra de un sistema que arrasa toda esperanza a la protección de la biodiversidad, a la protección global alimentaría y al derecho de tierras gestionadas sosteniblemente.

Casos como en Ecuador donde se ha reprimido y desalojado a la fuerza campesinos de Río Grande (Manabí) en 40 hectáreas de su propiedad por la construcción de un dique de represa; en Brasil la empresa VARACEL, propiedad de Fibria y Stora Enso cuenta con una inmensa fábrica de celulosa en la región Sur del Estado de Bahía que alimenta con plantaciones de monocultivo provenientes de 100.000 hectáreas plantadas de eucalipto, amenazando la soberanía y seguridad alimentaría de la región en medio de diversas irregularidades administrativas y procesos judiciales, con gran oposición de familias indígenas Pataxó y familias de agricultores sin tierra que reivindican su acceso a la Tierra; una rápida proliferación de concesiones para la exploración y explotación de petróleo y gas sin precedentes amenaza la amazonía peruana; en Bolivia, la carretera entre Villa Tunari y San Ignacio de Maxos, servirá para transportar mercancías brasileras como la soja, aluminio, madera, hierro o celulosa en dirección al Pacífico, facilitando el expolio de los recursos de la rica Amazonía boliviana. Los indígenas moxenos y yuracaré se han levantado contra esta carretera que atraviesa su territorio “su casa grande” como ellos la llaman. Cientos de conflictos más se extienden a lo largo de toda la amazonía, según esta Organización.

Los grandes pulmones selváticos de la Tierra están siendo devastados sin que la mayoría de los gobiernos del mundo ponga fin a esta barbarie sin sentido, permitiendo crímenes de lesa humanidad y violación de los derechos humanos, deforestando los bosques primarios y exterminando a numerosas especies de animales y plantas. Nuestra Asociación ha estado en las selvas de Indonesia y África, recogiendo imágenes para su denuncia. Ahora, con la expedición al Amazonas, cerramos el círculo del ecuador donde los bosques tropicales crecen y gestionan el sistema de vientos planetario”, ha declarado Pedro Pozas Terrados, Director Ejecutivo y Coordinador del Proyecto Gran Simio (GAP/PGS-España).

Pozas añade que en la expedición al corazón del Amazonas, además de recoger datos e imágenes de la deforestación y problemáticas existentes, se buscaran pistas para encontrar al mapinguari que se cree extinguido y así reforzar la protección de toda la zona amazónica.