martes, 23 de marzo de 2010

2009 AÑO INTERNACIONAL DEL GORILA: SIN PENA NI GLORIA

El Programa de las nacionales Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), que declaró el 2009 como año internacional del gorila por ser una especie en peligro de extinción, un homínido no humano y en la que según este organismo, se han realizado numerosos e innovadores proyectos para protegerlos, brilla en realidad en la más absoluta de las ausencias. Según este organismo dice que gracias a los artículos, entrevistas, conferencias y filmes producidos para concienciar a la comunidad internacional, millones de personas fueron testigos de la apremiante situación en la que viven los gorilas. Todo es falso, un maquillaje que solo ha beneficiado aquellos organismos o personas que se han llevado el presupuesto en organizar eventos la mayoría de ellos dirigidos a una población ya concienciada y que nada tiene que ver con la situación en peligro de estos grandes simios.

¿Porqué no se enumeran esos numerosos proyectos que dice el PNUMA se ha realizado a favor del gorila? ¿En que se han empleado los 100.000 euros para financiar programas en el terreno para prevenir la desaparición del gorila?. ¿Que se oculta detrás de este montaje publicitario que sólo busca una propaganda de cara a las Naciones Unidas?

Sin embargo, la situación catastrófica en la que viven las escasas poblaciones de gorilas y en general de grandes simios, es caótica y criminal. Las multinacionales de la Palma de Aceite están arrasando las selvas, esas mismas en las que viven los gorilas sin que el PNUMA haya hecho nada por evitarlo. Se están asesinado a lideres indígenas y de movimientos de campesinos en Indonesia, África y Sudamérica por gobiernos corruptos y multinacionales de monocultivo, de transgénicos, de biodiesel, sin que las Naciones Unidas intervengan. Los pigmeos en la frontera del Parque Nacional de Virunga donde viven las poblaciones del gorila de montaña en la República Democrática del Congo y que fueron expulsados del parque nacional, aún no han recibido la ayuda por sus desplazamientos y están en condiciones muy precarias, olvidados por todos y por el PNUMA. Las poblaciones de grandes simios en África e Indonesia están desapareciendo a un ritmo vertiginoso sin que se ponga remedio a ello. ¿Dónde están esos millones de personas que dicen haber concienciado en la salvación del gorila?.

Una mentira más, un engaño al ciudadano europeo, una farsa que quedara manchada para siempre en el libro falso del medio ambiente. Se están destruyendo las selvas tropicales y en esos mismos lugares se plantan monocultivos. Para las naciones unidas, para el PNUMA, no se considera perdida de masa forestal, ya que unos árboles han sustituido a otros. Increíble, cuando de todos es sabido que al plantar monocultivos es destruir toda vida, sembrar campos muerte verde o bosques del silencio, ya que todos los animales en ese lugar desaparecen y la tierra se convierte en un caldo venenoso debido a los fitosanitarios que se emplean para matar las plagas. Mientras, el gorila sin pena ni gloria, muere por pérdida de hábitat, por destrucción de su propia casa a cambio de intereses económicos internacionales.


La única manera de conservar al gorila y al resto de las especies así cómo la biodiversidad tropical, los pueblos nativos que viven en sus entrañas, preservar el cambio climático, proteger los ecosistemas tropicales imprescindibles para la regulación de los vientos a nivel planetario; es declarar los bosques primarios PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD, de prohibir mundialmente la tala de árboles tropicales, de implicar a todos los gobiernos en la conservación de estos pulmones que son imprescindibles para la vida de nuestro planeta.

Mientras, permitimos que nuestras multinacionales, amparadas en las pobres leyes que imperan en los países donde se guarda esta riqueza forestal y faunística, hagan estragos y miramos hacia otro lado en la conservación de nuestro planeta sin ser capaces de admitir que el problema es nuestro, que está en nuestra forma de consumir, que se encuentra en nuestras multinacionales que sin escrúpulos arrasan cuanto pueden, corrompiendo a los gobiernos inestables, llevándose la materia prima y dejando a las poblaciones en la pobreza y la inmundicia, robándoles su vida. Las multinacionales deberían estar regidas por la Ley que impere en sus propios países de origen, no donde efectúan sus desmanes criminales al amparo de la corrupción.

De nada sirve que el PENUMA haga conferencias o financie proyectos de no se sabe donde, si acepta y permite la masiva deforestación de las selvas tropicales donde viven los grandes simios y las últimas poblaciones indígenas que quedan.

Una vez más, nos enfrentamos a las mentiras del poder, al imperialismo monetario mundial que por lo único que vela, son por sus intereses y su riqueza cada vez más opulenta. Les importa un céntimo el gorila o los pigmeos, el elefante de la selva o el tigre de indonesia....sólo alienta la destrucción y los beneficios que la misma le da.

El año internacional del gorila ha quedado sepultado en el fango de los oportunistas cómo de igual forma, quedará este año 2010 en el que se ha declarado “año de la biodiversidad”. De nuevo muchas conferencias, muchos protagonismos, muchos proyectos, mientras que la biodiversidad, la verdadera y no la del PNUMA, está siendo arrasada, destruida, asesinada.....poblaciones indígenas expulsadas de sus tierras por compañías del agrocombustible, del monocultivo, de lo trasngénico. Animales que están desapareciendo de forma precipitada en uno de los ecocidios más grandes de la historia de la humanidad y poblaciones indígenas que están muriendo en silencio, ante una “selección natural” premeditada, dirigida y financiada por la elite del imperialismo económico y de gobiernos corruptos y codiciosos.


PEDRO POZAS TERRADOS

Director Ejecutivo

Proyecto Gran Simio (GAP/PGS-España)

2 comentarios:

patricia dijo...

dices "sin pena ni gloria", amigo...sin embargo, lamentablemente, veo que cada vez nos envuelve más la pena que la gloria! qué mal que va el ser humano, qué decepción!!!
un fuerte abrazo!

Pedro Pozas Terrados dijo...

Si, por desgracia sin pena ni gloria para los que podrian hacer jucho por ellos y no han hecho nada. Estoy contigo Patricia.

Un abrazo

Pedro Pozas